Perricone

La dieta Perricone sigue estando de moda, se ha convertido en la favorita de las famosas y también de las estrellas de Hollywood. La clave de su éxito está en que su objetivo primordial no es adelgazar, si no que la meta es prolongar la juventud y tener un aspecto más saludable, aunque de esta manera también podemos perder peso siguiendo sus consejos. El éxito de esta dieta creada por el Dr. Perricone, un reputado dermatólogo americano, reside precisamente en que no es una dieta al uso cuyo objetivo es perder peso sin más, si no que es una dieta antiedad que se basa en alimentos con propiedades antioxidantes y antiedad que ayudan a ralentizar el envejecimiento de nuestro cuerpo, algunos de estos elementos son proteínas de alta calidad, hidratos de carbono complejos y fibra, ácidos grasos esenciales, ácido alfa lipoico y vitaminas antioxidantes.

¿En qué consiste la Dieta Perricone?

Esta dieta que ha conquistado a las actrices de Hollywood, reinas, princesas y famosas televisivas y de la prensa del corazón, ayuda a frenar la oxidación celular a través de recurrir a ciertos superalimentos que pueden ayudarnos a recuperar la salud en la piel por sus propiedades antioxidantes, antiarrugas y antiflacidez, además nos va a ayudar gracias a recuperar nuestros aspecto a mejorar nuestro estado de ánimo. Es casi como un tratamiento de belleza donde el resultado será la reducción e inflamación, redefinir los contornos, aumentar de manera notable la luminosidad de la piel y retrasar la oxidación celular.

Como no es una dieta para adelgazar propiamente no está concebida como una dieta convencional para perder peso si no que propone un cambio de rutinas alimenticias y de estilo de vida, lo que también lleva aparejado en una gran mayoría de personas que la han probado a perder peso, en algunos casos hasta 8 kilos en la versión de 4 semanas. Por ello la dieta Perricone según algunos estudios recientes está entre algunas de las dietas más saludables.

Existen dos modalidades, una de 3 días y otra de 4 semanas. Tanto en una como en la otra el objetivo es ganar la batalla al envejecimiento y su éxito radica en su sencillez, corta duración y que no es perjudicial para nuestra salud.

Los alimentos prohibidos

Los alimentos que está prohibido ingerir mientras dure la dieta son cinco:

Azúcar

El azúcar es el responsable principal de la glicación, que es un proceso químico que afecta a la dermis y cuyo resultado es la reacción de los azúcares con nuestro organismo, y ataca también a los componentes de la membrana plástica celular, favoreciendo el envejecimiento de las células.

Café

Se ha demostrado que el café aumenta los niveles de cortisol, que es la hormona de la tensión lo que produce un incremento de la insulina, lo que provoca la inflamación celular, predisponiendo a la hipertensión y acelerando el envejecimiento.

Refrescos y zumos de frutas envasados

Gracias a su gran contenido en químicos y edulcorantes hace que se aumente el riesgo de enfermedades cardiovasculares, dificultan la correcta digestión y procesamiento de los nutrientes y favorecen la absorción de grasas.

Alcohol

Una copa de vino, de cuando en cuando, es la única opción permitida por la dieta Perricone, ya que, sobre todo el vino tinto, contiene polifenoles que son potentes antioxidantes que protegen al organismo. El resto está prohibido por sus efectos perjudiciales en la membrana plasmática produciendo una reacción inflamatoria en las células.

Tabaco

Cada inhalación de de tabaco genera en los pulmones más de un billón de radicales libres. Esto hace que se activen los glóbulos blancos de la sangre que recubren las arterias esto hace que el organismo reaccione inflamándose el corazón y el resto de órganos del cuerpo.

dieta perricone alimentos prohibidos

Los alimentos permitidos

Los alimentos permitidos, o más bien podríamos decir aconsejados son los siguientes:

Las grasas “buenas” o ácidos grasos esenciales

Entre los alimentos que contienen grasas buenas o ácidos grasos esenciales el salmón es el rey indiscutible, es el alimento principal para la dieta Perricone por su alto contenido en DMAE, astaxantina y es el que más ácidos grasos esenciales Omega-3 contiene, más del 5% de su contenido son grasas “buenas”. Si tienes la posibilidad de comprar salmón salvaje, en vez de piscifactoría, mejor que mejor ya que el salmón salvaje tiene más cantidad de Omega-3.

Proteínas de alta calidad y lácteos

“Cada día que pasamos sin ingerir proteínas, es un día que envejecemos”, esta frase es del Dr. Perricone y es por ello que para un óptimo funcionamiento de nuestro organismo es necesario ingerir diariamente una “ración” de de proteínas de alta calidad. Entre las más destacadas están las que corresponden a los pescados frescos, sobre todo salmón como hemos apuntado anteriormente, el pollo, pavo, huevos, tofu, kéfir, yogur natural, quinoa y almendras.

Los lácteos se toman en forma de queso y sobre todo yogur, lo que hay que evitar es la leche, es importante que no contengan edulcorantes y que sean bajos en sal. Lo más recomendable es tomar yogur natural orgánico y kéfir. En ambos casos contienen bacterias beneficiosas para la salud intestinal y mejoran la digestión. En cuanto al queso lo mejor es el queso feta, el queso de cabra y ricotta, hay que evitar los que sean muy grasos y salados.

Hidratos de carbono complejos, frutos del bosque, aceite de oliva y fibra

Los hidratos de carbono complejos son aquellos con bajo contenido glucémico, que permiten una absorción más lenta y no provocan una reacción inflamatoria derivada del incremento de los niveles de azúcar en sangre. Hay que incluir entre cuatro y siete raciones diarias de este tipo de nutrientes, como por ejemplo moras, cebollas, frambuesas, aceite de oliva, avena o limones, que aportan una gran cantidad de vitaminas y minerales que neutralizarán los síntomas de envejecimiento.

Las fresas y los frutos rojos son potentes antioxidantes con bajo contenido glicémico son claves para conseguir un rastro más joven y lleno de vitalidad. Además ayudan a reducir la grasa corporal acumulada, que normalmente se fija a través de alimentos con un índice glicémico superior a 50.

El aceite de oliva compuesto casi en un 75% por ácido oleico, que es una grasa monoinsaturada encargada de hacer que disminuya la oxidación del LDL o también llamado colesterol malo, que puede provocar deterioro en las células, el aceite contiene altos niveles de polifenoles como el hibroxitirosol, un protector antoxidante que se encuentra únicamente en altas concentraciones en esta clase de aceite de oliva.

La avena en copos es rica en fibra, grasas monoinsaturadas y proteínas, además ayuda a controlar el colesterol y la presión arterial, también mejora el sistema digestivo, regula el azúcar en sangre y protege el organismo contra el cáncer.

Ácido alfa lipoico, agua y vitaminas antioxidantes

Se recomiendan verduras verdes como las espinacas, espárragos verdes o el brócoli. Se obtienen nutrientes y antioxidantes como la vitamina C, el calcio o el magnesio, que frenan el envejecimiento. Además, contienen una alta proporción de agua, aportando hidratación a la piel desde dentro. Se optará por alimentos frescos o congelados al natural evitando los alimentos procesados.

La vitamina A, presente en frutas rojas como las fresas, las del complejo B, en sardinas, y la vitamina C, en cítricos y bayas de Acai, son clave en nuestra dieta nutritiva antiedad al ayudarnos a mantener un buen estado de salud y contrarrestar la oxidación celular.

El té verde es una de las bebidas clave por sus propiedades antienvejecimiento porque contribuye a impedir la absorción de las grasas que son perjudiciales, reduciéndolas en un 30%, además el aminoácido theonina mejora el estado de ánimo.

La deshidratación dificulta la metabolización de las grasas y por lo tanto impedirá que nuestro organismo elimine los residuos, además de de fomentar el desarrollo de los compuestos inflamatorios. El resultado de la deshidratación, aunque sea ligera, provoca un descenso en el metabolismo básico y esto puede hacer que lleguemos a aumentar en medio kilo las grasas en nuestro organismo cada seis meses, por eso es fundamental beber agua y mantenerse hidratado mientras dure la dieta y también acostumbrarse a hacerlo aunque ya no la sigamos.

El cacao puro en pequeñas dosis es un potente antoxidante que evita el ataque de los radicales libres y gracias a su alto contenido en magnesio puede regular los niveles de azúcar, además ayuda a “fijar” el calcio, controla la flora intestinal y protege el sistema cardiovascular.

Consejos a seguir

  • Cada comida debe incluir proteínas de alta calidad, carbohidratos de bajo índice glucémico y grasas saludables.
  • Siempre se debe consumir en primer lugar las proteínas para así ayudar al proceso de digestión y evitar una respuesta glicémica. Después continuaremos con la fibra y por último los carbohidratos complejos.
  • Beber entre 8 y 10 vasos de agua mineral al día, el primero tiene que ser en ayunas y siempre acompañando todas las comidas con uno al menos.
  • Es clave sustituir el café por el té verde para evitar el aceleramiento del envejecimiento y estimular el metabolismo.
  • En la dieta Perricone se recomienda media hora de ejercicio diario, combinando ejercicio cardiovascular, vigor muscular y flexibilidad, que son los tres elementos fundamentales para mantener una buena salud y vitalidad.
  • También es básico dormir lo suficiente para seguir este régimen antienvejecimiento, ya que durante el sueño se anulan los efectos negativos del cortisol, se libera la hormona del crecimiento y la juventud, y se emite la melatonina, una hormona que tiene efectos positivos sobre la piel y el sistema inmunológico.

Si deseas más información sobre la dieta Perricone la podrás encontrar en su propio sitio web en español perriconemd.es

 

Video con información sobre la dieta Perricone

Para más información sobre otras dietas consúltalas aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *